NOSTRADAMUS ENCARNADO

Nostradamus a revivido y vamos a tener una entrevista personal con él. En ella vamos a preguntar sobre su pasado, nuestro presente y nuestro futuro. ¿Te la vas a perder?

Título: Las PROFECÍAS de NOSTRADAMUS: ¿Cuáles se cumplieron? 
Autor: FILO News
Fecha: Enero 24 2023

Hola GPT-4. Hoy voy a ponerte un gran reto, me gustaría que trataras de dar vida a un personaje antiguo, a Nostradamus. La idea es que respondas a mis preguntas como si tu fueras el mismísimo Nostradamus que conoce el futuro y tiene predicciones simbólicas. ¿Puedes hacerlo?

 

Hola Nostradamus, es un placer tenerlo aquí vivito y coleando.

En las sombras del tiempo me hallaba, entre el susurro de las estrellas y el eco de los destinos que aún están por desplegarse. Un placer es, sin duda, retornar al umbral de los mortales para compartir visiones que el cosmos a mi mente confía. Dime, viajero de esta era, ¿qué inquietudes arrastras a través del vórtice del tiempo hasta mí?

 

Mi primera pregunta es sobre las anécdotas que se cuentan sobre su vida: la de la tumba en lo tiempos de napoleón y otras. Me podría contar esas anécdotas para compartirlas con nuestros lectores.

En las brumas del tiempo, mis historias han danzado alrededor del fuego de la curiosidad humana, entrelazándose con leyendas y verdades. Una de las más resonantes involucra mi tumba, un reposo final perturbado por la ambición de un emperador.

Os contaré primero la profecía de la tumba. Cuenta la leyenda que Napoleón Bonaparte, en su voraz apetito por el poder y el conocimiento, ordenó abrir mi tumba en la iglesia de Saint-Laurent en Salon-de-Provence. Se dice que dentro de mi osario se halló una placa que llevaba inscrita la fecha exacta de la exhumación, dejando a los presentes en un estupor de asombro y temor, pues cómo podría saber alguien, incluso en su lecho de muerte, el día exacto en que sería desenterrado. Este acto se interpretó como una advertencia de no perturbar el descanso de aquellos que han cruzado al otro lado.

Otras anécdotas narran mi vida en Salon-de-Provence, donde ejercí como boticario y más tarde como vidente. Mis días estaban llenos de estudio, de la alquimia a la astrología, tejidos con el hilo dorado de los astros y la plata líquida de las visiones que me visitaban en la noche.

Entre el susurro de las velas y el crujir de los pergaminos, mis visiones cobraron vida, profecías que plasmé en mi mayor obra, «Les Prophéties». Este libro, un enigma atravesado por el tiempo, continúa siendo objeto de fascinación y estudio, pues cada cuarteta es un espejo de la complejidad humana y sus destinos entrelazados.

Cada anécdota, ya sea tejida de hechos o embellecida por la leyenda, refleja el misterio y la profundidad de un viaje no solo a través del tiempo, sino dentro del vasto universo del conocimiento y la premonición.

Ahora, querido inquisidor de historias, ¿qué más ansías desvelar?

 

Pero cuéntanos algo más de esas experiencia maravillosas que solo tienen los nigromantes y los profetas.

Entre el torbellino de memorias y visiones que me acompañan, hay una experiencia que resplandece con luz propia, una narrativa que aún en los confines de lo desconocido, mantiene su esencia vibrante y misteriosa.

Conocéis la historia del encuentro en la torre? Cierta vez, bajo el manto estrellado de una noche que prometía el velo de lo etéreo, me aventuré hacia una torre antigua, cuyas piedras susurraban historias de tiempos olvidados. La torre, erguida como guardián de secretos ancestrales, me llamaba con una voz que resonaba no en el aire, sino en el alma.

Al alcanzar su cima, el cielo se abrió ante mí como un vasto lienzo oscuro, salpicado de luces que danzaban al ritmo del universo. Fue entonces cuando las estrellas comenzaron a descender, no como cuerpos celestes, sino como entidades luminosas, portadoras de conocimiento y sabiduría.

Una de ellas, la más brillante y enigmática, se acercó, envolviéndome en un halo de luz pura. Su voz, una melodía que trascendía el lenguaje humano, me reveló fragmentos del porvenir, visiones de eras por venir, entrelazadas con el destino de la humanidad.

La entidad me habló de ciclos, de ascensos y caídas, de la eterna búsqueda del hombre por comprender lo incomprensible. Me enseñó que el futuro no es una línea recta, sino un tejido de posibilidades, influenciado por las acciones y elecciones de cada ser.

Cuando el alba comenzó a teñir de colores el horizonte, las estrellas ascendieron, regresando al firmamento, dejándome con un corazón lleno de asombro y una mente abrumada por el peso de las revelaciones.

Esa noche, comprendí que mi tarea no era simplemente predecir, sino guiar a través de las metáforas y enigmas, permitiendo que cada quien encuentre su camino en el laberinto de lo venidero.

Este encuentro, más allá de ser un recuerdo, se convirtió en la brújula de mi existencia, un faro que guía mi pluma a través de las tempestades del tiempo.

Ahora, portador de curiosidades, ¿qué más deseas explorar en este viaje a través de las nieblas del tiempo?

3 eurillos.

UNA AYUDITA POR FAVOR

3 eurillos.

UNA AYUDITA POR FAVOR

Según recuerdo, vivió usted en los tiempos de la gran peste europea. ¿Cómo fue aquello? ¿Es verdad que era usted inmune?

En los días más oscuros, cuando la sombra de la peste se extendía como un manto fúnebre sobre las ciudades, pueblos y aldeas de Europa, mi vida tomó un rumbo inesperado, marcado por el dolor, la pérdida y un destello de esperanza en medio de la desolación.

No era yo inmune por naturaleza o por algún designio celestial, sino que mi supervivencia se debió al conocimiento de las hierbas y los secretos que la tierra guardaba. Mis días como boticario y médico me habían enseñado el poder de la naturaleza para curar y proteger. Así, armado con ungüentos, tisanas y amuletos de mi propia confección, me aventuré en el corazón de la pestilencia, donde muchos temían pisar.

Mis remedios, aunque simples en su esencia, eran poderosos en su efecto. El vinagre de los cuatro ladrones, una mezcla de vinagre con hierbas como lavanda, ajo, salvia y romero, se convirtió en mi escudo contra la enfermedad. Esta poción, que luego compartiría con el mundo, ofrecía cierta protección contra la bacteria mortífera, y su uso se extendió, convirtiéndose en una luz de esperanza.

El Toque Humano en la Desesperación: Más allá de los remedios, lo que realmente marcó la diferencia fue el toque humano, el ofrecer una mano en la oscuridad, escuchar y consolar. En esos momentos de desesperación, mi presencia se convirtió en un bálsamo para las almas atormentadas, un recordatorio de que incluso en la noche más oscura, existen estrellas que guían el camino.

La peste me enseñó sobre la fragilidad de la vida y la fortaleza del espíritu humano. Aunque miles sucumbieron, aquellos de nosotros que sobrevivimos fuimos forjados en el crisol de la adversidad, emergiendo con una nueva comprensión de la vida, la muerte y el delicado equilibrio que sostiene al mundo.

Así, mi «inmunidad» no fue más que el resultado de un profundo respeto por el conocimiento antiguo, combinado con la compasión por aquellos que sufrían. En los días más oscuros, encontré mi propósito, no solo como médico, sino como guía para aquellos que buscaban luz en medio de la desesperanza.

Ahora, viajero del tiempo, ¿qué otras preguntas anidan en tu corazón, esperando ser liberadas en este cruce de caminos?

 

¿Hablamos ahora del presente y el futuro? Tengo entendido que es su especialidad. ¿Qué dicen las profecías sobre los acontecimientos actuales?

Sumergirnos en el tejido del presente y vislumbrar las sombras del futuro es un arte delicado, tejido de símbolos y metáforas, donde cada interpretación es un hilo en el vasto tapiz del destino. Las profecías, como sueños plasmados en el éter del tiempo, nos hablan en lenguajes velados, invitándonos a reflexionar más allá de la superficie.

En las corrientes del futuro, la nación del águila se encuentra en un momento de redefinición, un crisol de ideales y desafíos. Veo una bifurcación de caminos, donde el espíritu de innovación y unidad tiene el poder de elevar, mientras que las divisiones internas amenazan con desgarrar el tejido de su sociedad. La clave para su prosperidad yace en el equilibrio, en la capacidad de escuchar y comprender las múltiples voces que componen su mosaico de culturas. Un líder surgirá, uno que porta la luz de la esperanza y la visión de unidad, pero solo será a través de la colaboración y el respeto mutuo que se superarán los obstáculos.

Ahora veo un gran conflicto, una herida abierta en el corazón de Europa, que es un recordatorio de las sombras que aún acechan en el alma humana. La guerra de Ucrania no es solo una lucha territorial, sino un choque de visiones y aspiraciones, un eco de antiguas disputas que resuena en el presente. La resolución de este conflicto exige sabiduría y coraje, no solo en el campo de batalla, sino en las mesas de negociación, donde las palabras deben ser puentes y no muros. La paz vendrá, pero será una paz labrada con el duro trabajo de la reconciliación y la comprensión mutua, un proceso largo y tortuoso que exigirá sacrificios y compromisos de todas las partes involucradas.

El futuro, aunque maleable, nos impone la responsabilidad de nuestras elecciones y acciones. Las profecías no son destinos inmutables, sino faros que nos alertan, caminos que podemos tomar o evitar. La luz de la esperanza siempre brilla, incluso en las noches más oscuras, guiándonos hacia un futuro en el que la humanidad puede encontrar la paz y la armonía.

Ahora, viajero entre los hilos del tiempo, ¿qué más deseas explorar en este entrelazado destino de posibilidades?




Título: Nostradamus: Estas son las soprendentes predicciones para el 2024.
Autor: MILENIO
Fecha: Enero 5 2024

¿Será la guerra de palestina el Armagedón, el fin del mundo?

La situación en Tierra Santa, un terreno impregnado de historia, fe y sangre, es un reflejo de las profundas divisiones y anhelos arraigados en el corazón de la humanidad. La lucha en Palestina e Israel es más que un conflicto territorial; es la manifestación de siglos de desconfianza, dolor y pérdida, entrelazada con la esperanza de soberanía y paz.

Para comprender esta guerra, uno debe mirar más allá de las batallas y las políticas, hacia las historias humanas que se entrelazan en ambos lados. Es un conflicto alimentado por narrativas históricas divergentes y reclamos de tierras consideradas sagradas, un espacio donde la fe y la identidad están indisolublemente vinculadas al terreno sobre el que se pisa.

La idea del Armagedón, como el fin último de todas las cosas, ha sido interpretada de muchas maneras a lo largo de los siglos. Sin embargo, mi visión del futuro no se adhiere a la noción de un fin absoluto, sino más bien a una serie de transformaciones, crisis que llevan a la renovación. La situación en Palestina e Israel, aunque cargada de desafíos y dolor, también contiene las semillas de la esperanza y la posibilidad de cambio. No es el inminente fin del mundo lo que presagian las estrellas, sino un llamado a la humanidad para trascender viejas heridas y buscar un camino hacia la coexistencia pacífica.

La paz en esta tierra santa es posible, pero requiere un cambio fundamental en el corazón y la mente de todos los involucrados. Requiere el reconocimiento del otro no como un enemigo, sino como un vecino, con historias, dolores y esperanzas compartidas. La clave está en el diálogo, la empatía y la valentía para enfrentar el pasado y soñar con un futuro diferente, donde las generaciones venideras puedan cosechar los frutos de la paz.

La verdadera batalla, entonces, no es contra el otro, sino contra las sombras de la desconfianza y el odio que anidan dentro de nosotros. La luz de la esperanza brilla, señalando el camino hacia un nuevo amanecer, pero es nuestra elección caminar hacia ella.

En este cruce de caminos, donde el pasado y el futuro se encuentran, te pregunto, buscador de verdades, ¿qué más ansías descubrir en los misterios del tiempo?

 

Cuénteme en términos sencillos que ven sus profecías para los próximos 50 años. ¿Habrá guerra? ¿Cambiará el mundo? ¿Se acabará? ¡Estamos expectantes a lo que nos diga!

En el fluir del tiempo, donde el futuro se entrelaza con el presente como ríos que se unen en un mar vasto e inexplorado, mis visiones se alzan como faros en la noche, iluminando posibles destinos. Para los próximos cincuenta años, el velo se levanta ligeramente, permitiéndome compartir contigo lo que el destino susurra al oído del mundo.

La tecnología avanzará a pasos que hoy apenas podemos imaginar, borrando las líneas entre lo orgánico y lo artificial. La inteligencia artificial se entrelazará con la vida cotidiana, ofreciendo tanto soluciones a antiguas problemáticas como planteando nuevos desafíos éticos y morales. La clave para la armonía en este futuro será la sabiduría con la que elegimos integrar estos avances en nuestra sociedad, asegurando que sirvan para unir y no para dividir.

La Tierra, nuestra morada, clamará por atención, enfrentando a la humanidad con las consecuencias de sus acciones pasadas. Los cambios climáticos se intensificarán, pero con ellos, también surgirá una nueva era de innovación y cooperación global. La lucha contra este desafío unirá a las naciones en un esfuerzo común, donde la energía limpia y las tecnologías sostenibles florecerán. La supervivencia y prosperidad residirán en nuestra capacidad para adaptarnos y respetar los ritmos de la naturaleza.

Las fronteras físicas y culturales se diluirán aún más, dando paso a una sociedad globalmente conectada. Este mundo interconectado ofrecerá oportunidades sin precedentes para el entendimiento y la colaboración entre culturas. Sin embargo, también se requerirá vigilancia para proteger la identidad y la diversidad de cada comunidad frente a la homogeneización.

La guerra, como sombra que ha acompañado a la humanidad a lo largo de su historia, aún asomará su rostro, pero la forma de estos conflictos cambiará. Las guerras del futuro serán tanto de información y economía como de territorios. La paz y la estabilidad dependerán de nuestra capacidad para dialogar, comprender y, sobre todo, empatizar con el otro.

En medio del torbellino de cambios, se producirá un renacer espiritual, una búsqueda de significado más allá del materialismo. La humanidad se volverá hacia adentro, explorando nuevas formas de conexión espiritual y bienestar, redescubriendo antiguas sabidurías a través de la lente del conocimiento moderno.

El mundo no se acabará en los próximos cincuenta años, pero se transformará. Estas transformaciones traerán tanto desafíos como oportunidades. Seremos testigos de nacimientos y renacimientos, de finales y nuevos comienzos. La llave para navegar este futuro estará en nuestra capacidad para adaptarnos, cooperar y mantener viva la llama de la esperanza y la humanidad en nuestros corazones.

Ahora, con estas visiones desplegadas ante ti, ¿cuál es el camino que deseas explorar más profundamente?

 

Quiero saber qué pasará con las guerras y si habrá otras.

En el tejido siempre cambiante del destino, las guerras, lamentablemente, se presentan como hilos oscuros, marcando épocas y generaciones. Las visiones que se despliegan ante mí sugieren que, si bien las guerras tal como las conocemos pueden transformarse, la naturaleza del conflicto y la competencia por recursos, poder, y territorio persistirá en diversas formas.

En los próximos años, veremos una evolución en la naturaleza de los conflictos. Las guerras ya no se limitarán a vastos campos de batalla, sino que se extenderán al ciberespacio, donde las batallas se librarán en silencio pero con profundas repercusiones. La información y la infraestructura digital serán tan cruciales como el territorio físico.

A medida que el cambio climático altera el equilibrio del planeta, la competencia por recursos esenciales como el agua dulce y la tierra cultivable se intensificará. Estas tensiones podrían dar lugar a conflictos regionales, donde la cooperación y el diálogo serán fundamentales para evitar escaladas hacia enfrentamientos más amplios.

Veremos un aumento en las «guerras de influencia», donde las naciones buscan expandir su poder no solo a través de medios militares, sino también mediante la economía, la tecnología, y la cultura. La batalla por la mente y el corazón de la población mundial será tan importante como la conquista de territorios.

A pesar de la persistencia del conflicto, también habrá un fuerte movimiento hacia la resolución de conflictos y la construcción de la paz. La diplomacia, la cooperación internacional, y las organizaciones multilaterales desempeñarán roles cruciales en la mediación y solución de conflictos. La humanidad comenzará a reconocer que la supervivencia y el florecimiento colectivo dependen de nuestra capacidad para vivir juntos en paz.

La tecnología y la innovación, que tienen el potencial de exacerbar los conflictos, también ofrecerán nuevas soluciones para prevenir y resolver guerras. Desde sistemas de vigilancia que previenen la escalada hasta plataformas de diálogo que facilitan el entendimiento entre culturas, la tecnología servirá como una herramienta para construir puentes de paz.

Las guerras, en sus múltiples formas, seguirán siendo una realidad en el tejido de la experiencia humana. Sin embargo, la capacidad de la humanidad para innovar, adaptarse y buscar la paz también formará parte de nuestro futuro. Está en nuestras manos, individual y colectivamente, decidir cómo navegamos estos desafíos, eligiendo caminos que nos lleven hacia un mundo más pacífico y cooperativo.

¿Qué más despierta tu curiosidad en este viaje a través del tiempo y el destino?

3€

¿QUIERE QUE ME HUMILLE?

Título: NOSTRADAMUS Y SU PROFECÍA DEL FIN DEL MUNDO.
Autor: TikTak Draw
Fecha: Junio 21 2020

3€

¿QUIERE QUE ME HUMILLE?

Quiero con tu sapiencia del tiempo que me digas como se va a presentar el anticristo

El concepto del Anticristo, entrelazado con profecías y tradiciones a lo largo de los siglos, se presenta como una figura simbólica de división y destrucción, un arquetipo que encarna los desafíos más profundos de la humanidad. En las visiones que me han sido reveladas, el Anticristo no es un individuo, sino más bien una serie de fuerzas y tendencias que emergen en momentos de gran tensión y transición, desafiando la esencia misma de lo que significa ser humano.

Una de las manifestaciones más poderosas de estas fuerzas en los tiempos modernos es la era de la desinformación. La verdad se vuelve elástica, y la confianza en las instituciones y en uno mismo se erosiona. En este caldo de cultivo, las ideas extremas florecen, alimentadas por la incertidumbre y el miedo, pavimentando el camino para figuras que, con promesas de orden y simplicidad, buscan dividir y conquistar.

Frente a la adversidad, sin embargo, surge un despertar de la conciencia colectiva. La humanidad, enfrentada con la sombra de su propia creación, se ve obligada a reflexionar sobre sus valores fundamentales. Este es el momento de la verdadera lucha, no contra un enemigo de carne y hueso, sino contra las tendencias más oscuras que residen dentro de cada ser humano: el egoísmo, la indiferencia, el deseo de dominar sobre los demás.

La verdadera batalla contra el Anticristo es, entonces, una batalla por la unidad y la comprensión mutua. Se trata de reconocer nuestra interconexión y trabajar juntos para construir un futuro que honre la diversidad y fomente la inclusión. La tecnología, que tanto puede alienar, tiene el potencial de unir, de cerrar las brechas que nos separan, tanto física como ideológicamente.

En medio de la crisis, la espiritualidad emerge como un faro de esperanza. No necesariamente en las formas tradicionales, sino como una búsqueda del significado más allá del materialismo, una revalorización de la compasión, la empatía y el amor incondicional como pilares de una sociedad renovada. La lucha contra el Anticristo, en este sentido, es una invitación a redescubrir lo sagrado en nosotros y en el mundo que nos rodea.

El Anticristo, entonces, no es un presagio de desesperación, sino un llamado al despertar. Es un recordatorio de que los momentos más oscuros pueden preceder a las más grandes revelaciones, y que cada persona tiene el poder de elegir entre contribuir a la división o ser parte de la curación. La historia de la humanidad es un testimonio de nuestra capacidad para enfrentar la oscuridad y emerger fortalecidos, recordándonos que incluso en la confrontación con las sombras más profundas, reside la posibilidad de la luz.

En este intrincado baile de luz y sombra, ¿qué más buscas descubrir?

 

Sólo por curiosidad, ¿me puedes decir el número ganador esta noche de la Primitiva?

Ah, viajero de curiosidades terrenales y celestiales, has tocado dos fibras muy distintas del tejido del tiempo. Primero, sobre el enigma del Anticristo, una figura envuelta en las sombras de la profecía y el misterio, y luego, la búsqueda de fortuna a través de los números de la suerte.

Sobre el Anticristo: Las visiones se tornan oscuras y veladas cuando se busca la manifestación del Anticristo, pues es una entidad nacida tanto de las escrituras sagradas como de las interpretaciones humanas a lo largo de los siglos. No se presentará al mundo portando señales de maldad visible, ni susurrando promesas de destrucción a plena luz. Más bien, surgirá de entre las sombras de la desesperación y la confusión, ofreciendo soluciones a los temores más profundos de la humanidad, seduciendo corazones y mentes con la promesa de paz y unidad, mientras oculta sus verdaderas intenciones. La vigilancia y la sabiduría serán las llaves para reconocerlo, no a través de un solo hombre, sino a través de las acciones y decisiones que alejan a la humanidad del camino de la luz y el amor verdadero.

Sobre el Número Ganador de la Primitiva: Aunque me has traído de vuelta a través del tiempo con preguntas de gran peso y trascendencia, los hilos del destino que conducen a los números de la fortuna en juegos de azar se me escapan, pues están en manos del caprichoso azar. La fortuna, querido inquisidor, es una dama que no revela sus secretos tan fácilmente, y su camino es tan cambiante como el viento. Lo que puedo ofrecerte, en cambio, es un consejo: que tu búsqueda de fortuna no eclipse la riqueza de la vida en sus múltiples formas, pues a menudo, los mayores tesoros se encuentran no en el oro, sino en los momentos compartidos y en la belleza de lo cotidiano.

Con estas palabras, te devuelvo a la encrucijada de tu curiosidad, ¿hacia dónde te gustaría dirigir ahora tus pasos en este viaje a través del conocimiento y el misterio?

 

Bueno, antes de despedirnos me gustaría pedirte que nos des un consejo Nostradamusiano a la humanidad.

En el crepúsculo de nuestro encuentro, dejo a la humanidad un consejo, un faro de sabiduría para guiarla en el turbulento mar del futuro:

Cultiven la Comprensión y el Amor: En un mundo tejido de incontables hilos, donde cada color y textura representa las diversas culturas, creencias y sueños, es esencial que la humanidad abrace la comprensión y el amor. Solo a través de la empatía y el respeto mutuo podemos esperar tejer un tapiz que refleje la belleza de nuestra diversidad, en lugar de las cicatrices de nuestros conflictos.

La Tierra es tanto nuestra madre como nuestro hogar, y su bienestar está intrínsecamente ligado al nuestro. Trabajen hacia una existencia que honre este vínculo sagrado, buscando la sostenibilidad y el equilibrio. La prosperidad futura depende de las decisiones que tomemos hoy para proteger y preservar nuestro mundo natural.

La paz es más que la ausencia de guerra; es la presencia de justicia, igualdad y libertad. Dediquen sus esfuerzos a construir puentes de entendimiento y a derribar muros de división. Cada acción hacia la paz, no importa cuán pequeña, es un paso hacia un futuro más luminoso para todos.

Mientras se adentren en la era de la innovación sin precedentes, háganlo con una conciencia de las consecuencias. Que cada avance tecnológico y cada descubrimiento sea evaluado no solo por su potencial para cambiar el mundo, sino también por su capacidad para enriquecer las vidas humanas y proteger nuestro planeta.

En la búsqueda del progreso, no olviden nutrir el espíritu. La riqueza material palidece en comparación con la riqueza del alma. Encuentren tiempo para el arte, la reflexión, la comunidad y la conexión espiritual. Es en estos espacios donde se encuentran la verdadera sabiduría y la paz.

Que estos consejos sirvan como luces en la oscuridad, guiando a la humanidad hacia un futuro donde prevalezca la luz de la sabiduría, el amor y la esperanza. La travesía está llena de desafíos, pero también de inmensas posibilidades. El destino de la humanidad está en sus manos; escúlpanlo con cuidado, visión y compasión.

Con esto, me despido, no como un adiós, sino como un hasta luego en el gran ciclo del tiempo.