CONFLICTO CHINA TAIWÁN

Sabemos dónde comienzan las cosas, pero no dónde terminan. Los conflictos actuales generan tensiones que pueden despertar otros deseos nacionales y otros temores a ser invadido. Taiwán y China es un ejemplo de ello. Ahora no pasa nada, ¿pero hasta cuándo? Porque una potencia nuclear es una potencia nuclear.

Contenido

Título: China’s Military Trains Using Mock-Ups of Taiwan Buildings
Autor: Taiwan Plus News
Fecha: Marzo 27 2024

El estrecho de Taiwán, ese angosto corredor de agua que separa la República Popular China y Taiwán, es más que una frontera geográfica; es un símbolo palpable de las tensiones políticas, históricas y estratégicas que han marcado la relación entre estos dos territorios desde mediados del siglo XX. Este ensayo busca explorar la complejidad de esta relación, destacando los aspectos históricos, políticos y estratégicos que configuran el delicado equilibrio de poder en la región.

Desde el fin de la guerra civil china en 1949, cuando el gobierno de la República de China (ROC) se replegó a Taiwán tras ser derrotado por las fuerzas comunistas del Partido Comunista de China (PCCh), que estableció la República Popular China (RPC) en el continente, la isla de Taiwán ha existido en un estado de ambigüedad política. Aunque Taiwán ha desarrollado un sistema democrático robusto y una economía dinámica, la RPC la considera parte inalienable de su territorio, una posición que ha rechazado cualquier forma de reconocimiento internacional oficial de Taiwán como estado soberano.

La política de «Una China» de la RPC insiste en que cualquier país que desee establecer relaciones diplomáticas con ella debe romper formalmente cualquier relación oficial con Taiwán. Sin embargo, muchos países, incluidos los Estados Unidos, mantienen relaciones no oficiales con Taiwán, proporcionando un nivel crucial de apoyo internacional que permite a la isla participar en el sistema global, aunque de manera limitada.

La tensión en el estrecho de Taiwán es también una cuestión de seguridad estratégica. La ubicación geográfica de Taiwán la convierte en un punto de importancia estratégica en el Pacífico Occidental, actuando como un portaviones natural que podría ser utilizado para proyectar poder militar en la región. Esto explica el interés de los Estados Unidos en asegurar que Taiwán no caiga bajo el control de la RPC, lo que cambiaría significativamente el equilibrio de poder en Asia-Pacífico.

Simulaciones recientes y análisis de expertos sugieren que un conflicto militar en el estrecho de Taiwán tendría consecuencias devastadoras no solo para los protagonistas sino también para la economía global y la seguridad internacional. La destrucción, las pérdidas humanas y el impacto en el posicionamiento global serían inmensos, lo que subraya la importancia de buscar soluciones diplomáticas y reforzar la disuasión para evitar que tal conflicto se materialice.

Contenido

Sólo 3 €

¿TE GUSTA?
UNA AYUDA PARA CONTINUAR

Sólo 3 €

¿TE GUSTA?
UNA AYUDA PARA CONTINUAR

Título: Las advertencias de China a EE. UU. por Taiwán
Autor: DW Español
Fecha: Agosto 2 2022

ÚLTIMAS NOTICIAS ENTRE CHINA Y TAIWAN

China ha estado en el centro de la atención internacional en relación a Taiwán. A continuación, te presento un resumen de algunas de las últimas noticias relacionadas con esta tensa relación:

 

Presentación del Primer Submarino de Construcción Nacional en Taiwán:

Fecha: 28 de septiembre de 2023.

Contexto: Taiwán presentó su primer submarino construido en el país, llamado oficialmente «Narwhal» en inglés y «Hai Kun» en mandarín.

Importancia: La presidenta Tsai Ing-wen destacó este logro como un hito importante para la disuasión militar de Taiwán ante la creciente amenaza de Beijing.

Objetivo: Los submarinos taiwaneses buscan dificultar una posible invasión de China, que reclama la isla como su territorio.

 

Fin de las Maniobras Militares en Torno a Taiwán por Parte de China:

Fecha: 10 de agosto de 2022.

Contexto: China puso fin a las maniobras militares alrededor de Taiwán, pero endureció su exigencia de reunificación con la isla.

 Advertencia: China advirtió que recurrirá a «cualquier medida necesaria para evitar las interferencias externas y cualquier actividad separatista».

 

Advertencia de un Posible Conflicto Armado:

Fecha: 6 de octubre de 2021.

Contexto: El ministro de Defensa de Taiwán, Chiu Kuo Sheng, advirtió que China podría lanzar una invasión sobre la isla para 2025.

Tensión: Esta fue la primera clara advertencia del Gobierno taiwanés sobre la posibilidad de un conflicto armado en décadas.

 

Simulación de Ataques Contra Objetivos Clave en Taiwán por Parte de China:

Fecha: 9 de abril de 2023.

Contexto: China realizó ejercicios militares simulando ataques de precisión contra objetivos clave en Taiwán y sus aguas circundantes.

Respuesta a la Visita de la Presidenta de Taiwán a Estados Unidos: Estos ejercicios fueron en respuesta a la visita de la presidenta Tsai Ing-wen a Estados Unidos.

En resumen, la relación entre China y Taiwán sigue siendo tensa, con continuas amenazas y movimientos militares. Taiwán se esfuerza por mantener su seguridad y soberanía en medio de estas circunstancias desafiantes.

 

CHINA VS TAIWÁN

LE PREGUNTAMOS A GPT-4 CÓMO SERÍA UNA HIPOTÉTICA GUERRA ENTRE CHINA Y TAIWAN

En un escenario hipotético de guerra entre China y Taiwán, simulaciones han delineado un panorama desafiante y costoso para todas las partes involucradas. Un juego de guerra desarrollado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) y ejecutado 24 veces sugiere que una invasión anfibia china de Taiwán provocaría una feroz respuesta de las fuerzas estadounidenses, taiwanesas y japonesas, logrando detener la invasión pero a un alto costo. A pesar de establecer inicialmente una cabeza de playa, China enfrentaría dificultades significativas para sostener y reforzar esta posición ante la resistencia de las fuerzas terrestres taiwanesas y los esfuerzos disruptivos de las fuerzas aéreas y navales estadounidenses y japonesas.

La simulación reveló que el éxito o fracaso de China depende crucialmente de su capacidad para defender su flota anfibia lo suficiente como para lograr sus objetivos en tierra. Por otro lado, se destacó la importancia crítica de no intentar ataques contra el continente chino debido al alto costo militar que esto implicaría y al riesgo de escalar a un conflicto nuclear.

El análisis subrayó la devastación económica que sufriría Taiwán y las pérdidas significativas para los Estados Unidos y sus aliados, incluyendo la pérdida de docenas de barcos, cientos de aviones y decenas de miles de miembros del servicio. Además, el posicionamiento global de los EE. UU. se vería afectado durante años. Sin embargo, China también sufriría pérdidas considerables, y el fracaso en ocupar Taiwán podría desestabilizar el gobierno del Partido Comunista Chino.

En este contexto, CSIS recomienda fortalecer las fuerzas terrestres de Taiwán, argumentando que Taiwán invierte demasiado en grandes buques de superficie y aeronaves avanzadas que China destruiría en los primeros días de conflicto. En su lugar, se sugiere un enfoque en soluciones más costo-efectivas como misiles de defensa costera, lanzadores móviles de misiles superficie-aire, minas y lanchas misileras.

Estas simulaciones, junto con análisis adicionales de expertos militares y estratégicos, subrayan la complejidad y los altos riesgos de un conflicto militar en el estrecho de Taiwán. Resaltan la importancia de fortalecer la disuasión para evitar que tal conflicto se inicie en primer lugar.

3 eurillos.

UNA AYUDITA POR FAVOR

Título: Historia de TAIWÁN en 14 minutos.
Autor: El mapa de Sebas
Fecha: Enero 10 2024

LA HISTORIA DE TAIWAN

¿CÓMO COMENZÓ EL CONFLICTO?

Taiwán fue habitada originalmente por los yuanzhumin, pueblos de origen austronesio que desarrollaron una cultura basada en la agricultura de tala y quema.

A partir del siglo XVII, la isla atrajo el interés de los exploradores y comerciantes europeos, especialmente de los portugueses, los españoles y los holandeses, que establecieron asentamientos en algunas zonas. Sin embargo, su presencia fue efímera, ya que fueron expulsados por el noble chino Koxinga, leal a la dinastía Ming, que fundó el reino de Tungning en el sur de la isla.

En 1683, este reino se rindió ante la dinastía Qing, que incorporó Taiwán a sus dominios como una provincia más. Esta situación se mantuvo hasta 1895, cuando la derrota china en la primera guerra sino-japonesa obligó a ceder Taiwán a Japón quien la gobernó como una colonia hasta 1945. Durante este período, Japón impulsó la modernización y la industrialización de la isla, pero también reprimió la cultura y la identidad locales.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Taiwán fue devuelta a China, que estaba sumida en una guerra civil entre el gobierno nacionalista del Kuomintang (KMT) y el Partido Comunista de China (PCCh). En 1949, el KMT perdió el control del continente y se refugió en Taiwán, donde estableció la República de China como el único gobierno legítimo de toda China. El PCCh proclamó a su vez la República Popular China en el continente y reclamó la soberanía sobre Taiwán. Desde entonces, Taiwán ha vivido bajo la amenaza constante de una invasión china y el aislamiento diplomático internacional.

Sin embargo, también ha experimentado un gran desarrollo económico y social, conocido como el «milagro de Taiwán», y una transición democrática que le ha permitido celebrar elecciones libres y plurales desde 1996. La cuestión de la identidad nacional y el estatus político de Taiwán sigue siendo un tema controvertido y sensible tanto dentro como fuera de la isla.

 

UN PERFIL DE TAIWAN

Taiwán es una isla situada al este de China, con una superficie de 35.980 km2 y una población de 23,2 millones de personas. Su capital es Taipéi, una ciudad cosmopolita y vibrante que alberga el rascacielos más alto del país, el Taipei 101. Taiwán tiene una historia compleja y una situación política delicada, ya que China reclama su soberanía y no reconoce su independencia. Sin embargo, Taiwán se ha consolidado como una democracia estable y una potencia económica en la región.

El nivel de vida en Taiwán es alto, ya que el país ofrece a sus ciudadanos servicios públicos de calidad, como un excelente sistema de salud, un eficiente transporte público y una buena educación. Además, el país tiene un bajo índice de criminalidad y una alta esperanza de vida. Según el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que mide el bienestar de la población en función de la salud, la educación y el ingreso, Taiwán ocupa el puesto 24 del mundo y el segundo entre los «cuatro dragones» asiáticos (Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán).

La sociedad taiwanesa es diversa y multicultural, ya que está formada por diferentes grupos étnicos y culturales. La mayoría de la población es de origen chino han, pero también hay minorías indígenas, japonesas y europeas. La religión predominante es el sincretismo, que combina elementos del budismo, el taoísmo y el confucianismo. Los taiwaneses son personas amables, respetuosas y educadas, que siempre están dispuestas a ayudar a los extranjeros.

La cultura taiwanesa es rica y variada, ya que refleja la influencia de las distintas civilizaciones que han pasado por la isla. Se pueden apreciar manifestaciones artísticas como la caligrafía, la pintura, la música y la danza. También se pueden disfrutar de festivales tradicionales como el Año Nuevo Chino, el Festival de las Linternas o el Festival del Barco Dragón. La gastronomía taiwanesa es otro de los atractivos del país, ya que ofrece platos sabrosos y variados, como el arroz frito, los fideos con carne o los dumplings.

Como ves, Taiwán es un país fascinante que tiene mucho que ofrecer a quienes quieran conocerlo. Si te animas a vivir en Taiwán, debes tener en cuenta algunos aspectos negativos, como el tráfico caótico en las grandes ciudades, el clima húmedo y caluroso en verano o la amenaza de los tifones. Sin embargo, estos inconvenientes se compensan con las ventajas de vivir en un país seguro, próspero y culturalmente rico.

 

ECONOMÍA

La economía de Taiwán es una de las más desarrolladas y competitivas de Asia, basada en la industria manufacturera, el comercio exterior y la innovación tecnológica. Según el Fondo Monetario Internacional, el Producto Interno Bruto (PIB) de Taiwán fue de 760.460 millones de dólares en 2022, lo que lo sitúa en el puesto 21 del mundo por volumen de producción. El PIB per cápita fue de 32.687 dólares, lo que refleja un alto nivel de vida y desarrollo humano.

La economía de Taiwán se caracteriza por su diversificación y especialización en sectores como los productos electrónicos, los semiconductores, la petroquímica, la maquinaria, el acero, los textiles y los productos farmacéuticos. Taiwán es el líder mundial en la fabricación de microchips informáticos y pantallas planas, y cuenta con un fuerte sector de servicios financieros y telecomunicaciones.

El comercio exterior es el motor del crecimiento económico de Taiwán, que exporta principalmente a China, Hong Kong, Estados Unidos, Japón y la Unión Europea. Las importaciones se concentran en el petróleo, el gas natural, el carbón, los equipos de comunicación inalámbrica y los automóviles.

La deuda pública de Taiwán fue de 214.241 millones de euros en 2022, lo que representa el 29,69% del PIB, un nivel relativamente bajo en comparación con otros países desarrollados. El déficit público fue del 1,71% del PIB, lo que muestra una gestión fiscal prudente y responsable. El gasto público fue del 18% del PIB, destinado principalmente a la educación, la salud, la infraestructura y la defensa. La economía de Taiwán goza de una buena reputación internacional por su competitividad, su transparencia y su bajo nivel de corrupción. Las agencias calificadoras le otorgan una alta nota crediticia (AA+ por S&P y Fitch, y Aa3 por Moody’s). Taiwán también ocupa el puesto 12 en el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial y el puesto 15 en el ranking Doing Business del Banco Mundial, que mide la facilidad para hacer negocios.

 

SISTEMA POLÍTICO

El sistema político en Taiwán es el resultado de un proceso de democratización que comenzó en la década de 1980 y culminó con las primeras elecciones presidenciales directas en 1996. Taiwán se rige por una república constitucional de régimen semipresidencialista, donde el presidente es el jefe de estado y el premier es el jefe de gobierno. El poder ejecutivo lo ejerce el Yuan Ejecutivo, el poder legislativo recae en el Yuan Legislativo y el poder judicial es independiente de los otros dos. Además, existen otros dos órganos constitucionales: el Yuan de Examen, que se encarga de validar la cualificación de los funcionarios, y el Yuan de Control, que inspecciona, revisa y audita las políticas y operaciones del gobierno.

El sistema de partidos está dominado por dos grandes formaciones: el Kuomintang (KMT), que defiende mantener el marco constitucional de la República de China y profundizar en la cooperación económica con China continental, y el Partido Progresista Democrático (PPD), que aboga por la independencia de jure de Taiwán y la eventual abolición de la Constitución de la República de China en favor de la creación de una «República de Taiwán». La relación con China continental es uno de los principales desafíos que enfrenta Taiwán, ya que Pekín considera a la isla como una provincia rebelde y amenaza con intervenir militarmente si declara su independencia.

Taiwán es un ejemplo de democracia plena en el seno de una sociedad china, que ha demostrado que la democracia en una cultura confuciana no solo es posible sino también practicable. Taiwán también es un caso de éxito económico, que ha pasado de ser uno de los países más pobres del mundo a uno de los más ricos en pocas décadas.

 

EJÉRCITO

Los recursos militares en Taiwán son un tema de gran interés y controversia en el contexto de las relaciones entre China y Estados Unidos. Taiwán es una isla que se autogobierna desde 1949, cuando los nacionalistas chinos se refugiaron allí tras perder la guerra civil contra los comunistas. Sin embargo, China considera a Taiwán como una provincia rebelde que debe ser reunificada por la fuerza si es necesario.

Estados Unidos, por su parte, ha apoyado a Taiwán con armas y asistencia militar, aunque sin reconocer su independencia formalmente. La situación actual es de una tensión creciente, ya que China ha aumentado sus presiones diplomáticas, económicas y militares sobre Taiwán, mientras que Estados Unidos ha reforzado sus lazos con la isla y ha enviado señales de apoyo a su defensa.

Los recursos militares en Taiwán consisten principalmente en el ejército, la marina y la fuerza aérea, que suman unos 290.000 efectivos activos y unos 1,6 millones de reservistas. Además, Taiwán cuenta con un sistema de defensa antimisiles, aviones de combate, submarinos, fragatas, misiles y otros equipos adquiridos o desarrollados con ayuda estadounidense. Sin embargo, muchos expertos consideran que estos recursos son insuficientes para resistir un ataque chino, que podría desplegar más de dos millones de soldados, miles de aviones y barcos, y un arsenal nuclear. Por eso, Taiwán ha solicitado a Estados Unidos más armamento avanzado, como cazas F-35, drones o minas marítimas, así como un mayor apoyo político y diplomático. La cuestión de los recursos militares en Taiwán es un asunto delicado que puede desencadenar una crisis regional o incluso global si se produce un conflicto armado entre China y Estados Unidos por el destino de la isla.

3 eurillos.

UNA AYUDITA POR FAVOR